RECOMENDACIONES PARA EL BIENESTAR DEL CACHORRO DE CHIHUAHUEÑO
Ing. Jorge Moreno G.

Para quien esté interesado o ya sea propietario de un cachorro o adulto de esta raza, a continuación encontrará a manera de listado, una serie de recomendaciones que le pueden ayudar en el bienestar de su Chihuahueño:

1. Cuando nos preocupa saber el peso final (o sea como adulto) que alcanzará nuestro cachorro de Chihuahueño. Una buena forma es pesándolo exactamente a los 3 meses, el peso obtenido lo multiplicamos por 2 y ese será su peso aproximado de adulto, de esta manera tendremos un pronóstico bastante cercano con una mínima posibilidad de error.

Peso a los 3 meses X 2 de edad = Peso aproximado de adulto

2. No es recomendable sacar a los cachorros a la calle, ni que tengan contacto con otros perros que salen a la calle, hasta terminado su calendario de vacunación, lo cual será como a los 5 meses de edad.

3. Un cachorro de Chihuahueño no debe separarse de la madre antes de las 7 semanas de edad, esto es muy importante para el desarrollo psicológico del cachorro y la estabilidad emocional de la madre.

4. Lo ideal es que el cachorro salga del hogar materno a partir de los 3 meses o más de edad, de tal forma que lleve un mínimo de 2 vacunas aplicadas y represente menos riesgo para sus nuevos propietarios. Se trata de que la convivencia con la nueva mascota sea un gusto, un placer y no un problema.

5. No todas las marcas de alimento son recomendables para cachorros de esta raza, ya que no todas les aportan la calidad de nutrientes necesarios (principalmente en cuanto a proteína y energía), lo que en razas de mayor tamaño no representa ningún problema.

6. Son vulnerables al frío, humedad o corrientes de aire, de ahí que es recomendable mantenerlos alejados de todo esto.

7. El Chihuahueño no es un perro recomendable para niños, mucho menos para niños pequeños (menores de 8 años) ya que el manejo que un niño puede dar a esta edad, suele no ser el adecuado para un perro de esta raza.

Más si a pesar de todo, existe el interés por uno de estos perritos para niños pequeños, es recomendable que el niño no lo cargue, que sí lo acaricie todas las veces que quiera; puede agacharse y pasarle la mano desde la cabeza y a lo largo de la espalda, esto lo podrá hacer todas las veces que quiera, pero que no lo cargue, otra opción es que una persona adulta sostenga al perro mientras el niño lo acaricia. Tomemos muy en cuenta que una caída podría ser fatal para el perro y si no, al menos lo dejaría lastimado y bastante asustado.

8. Exagere, por así decirlo, con los cuidados en general para un Chihuahueño, no es lo mismo que se le enferme un cachorro de cualquier otra raza de talla mayor, a que se le enferme un cachorro de Chihuahueño, tome en cuenta que al tener menor peso, con mayor facilidad puede enfriarse, si presenta diarrea, con facilidad puede deshidratarse, si se trata de administrar líquidos por vía endovenosa, puede resultar bastante difícil. En general, el manejo de un cachorro enfermo es delicado y muchas veces sin posibilidades de éxito.

9. Lo anterior es aún más grave cuando se trata de un cachorro de Chihuahueño de tamaño muy pequeño o mejor conocido como “de bolsillo ”, en este caso imagine que todas las situaciones anteriores sean más agudas y añádales una más, la posibilidad de sobrevenirle una baja de glucosa (hipoglucemia) situación que se presenta con más facilidad mientras más pequeño sea el perro. La hipoglucemia es una condición muy delicada que debe ser atendida de inmediato por un Veterinario o persona con cierta experiencia, ya que de no atenderse con rapidez, el resultado es fatal.

10. Una condición de riesgo es que dejemos nuestro cachorro de Chihuahueño en algún mueble de la sala y con facilidad pueda caerse, casi cualquier altura es suficiente para que el golpe sea de consecuencias serias.

11. Otra situación también importante de tomar en cuenta es que son vulnerables a problemas en las rótulas (rodillas de los cuartos traseros) pueden presentar algún grado de luxación, ya sea por herencia de los padres o como resultado de un traumatismo; ocasionado como consecuencia de un resbalón en un piso muy pulido, de un golpe en la parte de las rótulas o de un salto. De ahí que es muy importante evitar este tipo de situaciones de riesgo.

12. Cuando se trata de comprar un Chihuahueño de tamaño muy pequeño (“de bolsillo”) es recomendable que sobrepase los 3 meses de edad, de tal forma que se reduzca al mínimo la posibilidad de cualquier problema.

13. Al adquirir un Chihuahueño, asegúrese de informarse sobre las condiciones en las que se encontraba, de tal forma que en su nuevo entorno haya el menor número de cambios posibles, esta información se refiere a lo siguiente:

    a) Marca y tipo de croquetas que ha estado comiendo.
    b) Número y cantidad de comidas al día.
    c) Lugar o espacio en el que se le tenía.
    d) Condiciones en cuanto a la temperatura del lugar donde se encontraba.
    e) Registro de vacunas aplicadas con fechas y próximas citas.
    f) Registro de desparasitaciones y demás tratamientos aplicados.
    g) Si es con pedigree, verificar que ya haya sido registrado o acordar la fecha para llevarlo a cabo.
    h) Número de teléfono (y de celular) del criador, donde pueda ser localizado fácilmente, por si se presenta una situación anormal posterior a la compra del cachorro.
    i) Garantía en cuanto a la calidad y salud del cachorro, con todos los detalles en cuanto a esto implica.

14. Es importante que el nuevo propietario se apegue a las recomendaciones que le haga el criador, y sobre todo, que cualquier cambio para el perro se lleve a cabo de manera gradual, ya que todo cambio brusco puede acarrear problemas y trastornos en la adaptación a su nuevo hogar. Entre los cambios bruscos que más suelen cometer nuevos propietarios están los siguientes:

    a) De estar viviendo el cachorro en una jaula o corral apropiados para él, llega a su nuevo hogar y todo el tiempo lo traen cargando.
    b) De estar comiendo una marca de croquetas, drásticamente su nuevo propietario le cambia a otra.
    c) De no usar vestimenta, llega a su nuevo hogar y hasta gorro le andan poniendo.
    d) De estar teniendo comida y agua disponibles en todo momento, le racionan a dos o tres comidas.
    e) De vivir en un espacio reducido o delimitado, donde con frecuencia se encuentra con comida y agua, llega al nuevo hogar y queda suelto por toda la casa, esto provocará que haga más ejercicio y como encontrará con menor frecuencia la comida, seguramente bajará de peso.
    f) Recuerde algo que es muy importante, si usted alimenta a su Chihuahueño con croquetas, al terminar de comer no le dará sed, sino hasta 30 o 60 minutos después de que comió. Así es que aunque le retire las croquetas, asegúrese de que en cualquier momento que el perrito lo desee, pueda beber agua.

Todos los cambios que anteriormente se mencionan, no es que sean incorrectos, sino que se deben llevar a cabo de manera gradual. Los cambios bruscos provocan estrés, este a su vez, produce una baja de defensas y entonces estaríamos abriendo una ventana para que entren enfermedades.

15. Es recomendable para quien adquiere un Chihuahueño, ayudarle adicionalmente a su alimentación con un complemento energético, le ayudará a mantenerlo por encima de cualquier riesgo de hipoglucemia y tendrá siempre ánimo para el juego.

El presente artículo no pretende imponer, ni desaprobar a quien opinara de manera diferente, sino únicamente compartir el conocimiento que la experiencia le ha dejado al autor. Si esto contribuye o le facilita la convivencia con su Chihuahueño, el propósito del mismo se vería alcanzado.