Instalaciones Horario y
Ubicación
Consejo
Directivo
Reglamentos Avisos
Oficiales
Aviso de
Privacidad

¿Quienes Somos?

La Federación Canófila Mexicana, A. C. (FCM) es una organización no lucrativa que persigue un objetivo educativo y de apoyo a la comunidad: Desde su fundación en el año 1940, se ha dedicado a impulsar y fomentar las diferentes actividades que los perros realizan al servicio del hombre, como son: perros guías para ciegos, detectores de drogas, búsqueda y rescate, perros para personas con capacidades diferentes, guardia y protección, cacería, pastoreo, rastreo, perros especializados en salvamento, perros de guerra, perros alarma, perros de catástrofe, o niñeras, perros de tiro y jalón o perros para la investigación científica.

De las diversas actividades científicas, culturales y deportivas que la Federación Canófila Mexicana, A. C. realiza, se encuentra el fomento de las diferentes razas de perros y gatos mediante eventos de selección, para determinar cuáles son los ejemplares que cumplirán mejor con sus funciones sociales de terapia en hospitales, asilos para ancianos o terapia con niños autistas, entre muchas otras.

LA FEDERACIÓN CANÓFILA MEXICANA A TRAVÉS DEL TIEMPO

Lic. Teresa Rodríguez Yrízar


El inicio de la canofilia en México


La historia de la Federación Canófila Mexicana es un gran proyecto que comenzó con las ilusiones y el arduo trabajo de un entusiasta grupo de canófilos que, después de 67 años, lograron cristalizar sus sueños en una fuerte institución con un notable y sostenido crecimiento. Existen testimonios históricos que muestran que en 1894 se llevó a cabo en nuestro país la Primera Gran Exposición Ganadera de México, que fue incluso inaugurada por don Porfirio Díaz. En ella se exhibieron los mejores ejemplares de ganado que existían en el país, incluyendo el llamado “ganado canino”, rubro en el que estaban clasificados los perros de aquel entonces. El evento se llevó a cabo en las instalaciones de la Sociedad Anónima de Concursos de Coyoacán. Para 1908 los aficionados canófilos, descontentos con presentar a sus ejemplares en las exposiciones ganaderas, realizan los días 20, 21 y 22 de diciembre de aquel lejano año, la Primera Exposición de Belleza Canina en los Jardines del Tívoli en la Colonia San Rafael, en la capital del país. Según datos de entonces, el primer perro que ganó una exposición canina de belleza fue “Fyco”. En 1910, inicia la Revolución Mexicana y con ella se interrumpen las actividades canófilas.


Las exposiciones después de la Revolución Mexicana


Las primeras exposiciones caninas después de la Revolución fueron en el año de 1939, cuando un grupo de médicos veterinarios zootecnistas se unieron con el fin de promover la canofilia en nuestro país. Ellos fueron los doctores Rubén Fernández, Frank Teuscher, Luis Diener y José Eigenbauer. En 1939, se efectuaron dos exposiciones caninas que alcanzaron notable éxito y que fueron descritas en la revista “Protección a la naturaleza” (Tomo II, núm. 12, agosto 1939, México, D.F.) de la siguiente forma: “Gran éxito alcanzaron las dos exposiciones caninas que tuvieron efecto los días 10 y 11 de junio próximo pasado en el Pabellón de Concursos anexo al museo de Flora y Fauna Nacionales de Chapultepec… Esta exposición despertó tal interés, que fue visitada por no menos de 10,000 personas sin decaer el entusiasmo un solo momento del evento… Había gran ansiedad por conocer quién sería el vencedor… por fin y no sin antes haber discutido ampliamente los miembros del Jurado, otorgaron al perro “Iván”, de la raza Galgo Ruso, el título de “El mejor de la Exposición ” y a “Sabas”, de la raza Fox Terrier pelo de Alambre, el título de “El Segundo lugar de la exposición…”


Surge la Asociación Canina Mexicana (ACM)


En ese entonces se forma el Club Canino del Distrito Federal, que se transforma poco después en Asociación Canina Mexicana. Esta Asociación se constituye el 11 de diciembre de 1940. El primer presidente de esta Asociación fue el doctor Alejandro Von Lichtemberg, electo por los 53 socios que se encontraban en la asamblea. Fue nombrada como presidenta honoraria la señora Lilly Von Lichtemberg. “Ninguna de las personas teníamos experiencia previa de cómo debería orientarse una Asociación Nacional y empezamos a formar poco a poco los reglamentos y el libro genealógico. Poco a poco, aumentó el número de personas que deseaban participar con nosotros, hasta que la canofilia se logró difundir más allá del Distrito Federal, en los diferentes estados de la República. Entonces se fundaron asociaciones con carácter local o estatal y otras agrupaciones que se dedicaban a una o varias razas…” (Testimonio del Dr. Alejandro Von Lichtemberg, primer presidente de la Asociación Canina Mexicana). En la actual biblioteca de la Federación Canófila Mexicana, se encuentra el Primer Libro de Actas de la Asociación Canina Mexicana en el cual se habla de cómo se formó esta Asociación: “En la ciudad de México, Distrito Federal, siendo las veinte y dos horas del día 11 de diciembre de 1940 y en el local del Club Húngaro, situado en la casa número setenta y tres de las calles de República del Salvador, se constituyó la Asociación Canina Mexicana, formando su mesa directiva en asamblea ordinaria que se desarrolló según la siguiente orden del día…” (Hoja 1 del primer libro de actas de la Asociación Canina Mexicana). Después de haber sido constituida la Asociación Canina Mexicana (ACM), realizó su primera exposición con Punto al Campeonato Mexicano el 11 de mayo de 1941. Esta exposición fue celebrada en el Parque de La Lama , que estaba situado en donde ahora se encuentra el World Trade Center, en Av. de los Insurgentes. En ese concurso se inscribieron 153 perros de diferentes razas. Los expositores en aquel entonces se vestían sumamente elegantes, las damas usaban sombreros y guantes y los caballeros vestían impecables trajes. Era todo un evento de gala. En esta exposición, un Setter Irlandés, propiedad de la señora Elsa True, ganó el premio del Mejor de la Exposición. El 28 de octubre de 1941, se llevó a cabo un nuevo evento en el que se contó con 180 perros inscritos. Fue juzgado por el señor Forest Hall, primer juez extranjero en nuestro país.


El Primer Registro Genealógico en México


La primera anotación hecha al libro genealógico de la Asociación Canina Mexicana fue la de un ejemplar de la raza Pointer color blanco y negro de nombre “Frank's Carryon´s Lydia. La fecha en que se llevó a cabo el registro fue el 19 de septiembre de 1941. Este registro se encuentra en el tomo num. 1 del libro de registro en la actual Biblioteca de la Federación Canófila Mexicana, A.C.


Los años 40's y 50's : El Cambio de “Asociación Canina Mexicana” a “Asociación Canófila Mexicana, A.C.”


Para 1943, las exposiciones de la Asociación Canina Mexicana eran ya todo un acontecimiento en la ciudad de México. Estos eventos se realizaban en los jardines del Museo de Flora y Fauna del Distrito Federal. La prensa cubría y publicaba las exposiciones y cabe mencionar el contraste en las planas de los periódicos donde por un lado podemos observar elegantes damas y caballeros compitiendo con sus perros en la ciudad de México y, en la siguiente página, el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial que tenía lugar en Europa. En 1947, surgió el primer órgano oficial informativo impreso de la Asociación Canina , el cual llevó el nombre de “Mundo Canino”. El primer ejemplar fue publicado en septiembre de 1947 y tuvo en su portada a una perra de la raza Afgano de nombre “Rhi Bint el Zahar” propiedad del señor José Rojo de la Vega.

Para la década de los 50's, los eventos crecían cada vez más en número de competidores y público asistente, realizándose en su mayoría en el Museo de Flora y Fauna del Bosque de Chapultepec. Grandes personalidades del ámbito artístico y político acudían a exhibir a sus ejemplares. Todos los periódicos de esa época daban cobertura a cada uno de estos eventos.

La Asociación Canina Mexicana contaba ya con sus oficinas en Río Neva num. 38, colonia Cuauhtémoc. Uno de los sucesos más significativos de esta década, fue el cambio de Asociación Canina Mexicana a Asociación Canófila Mexicana, hecho que ocurrió el día 27 de agosto de 1952, conforme lo señala el Acta Constitutiva de esta Asociación. Para festejar este suceso, se ofreció un elegante cocktail publicado en todos los periódicos, en los que textualmente se lee: “ La Asociación Canófila Mexicana, que viene a sustituir a la Asociación Canina Mexicana, tiene como finalidad conservar las razas puras, para lo que se lleva el Pedigree de cada ejemplar en el libro genealógico, que está al cuidado personal de la señora Ma. Elena Pesado de Otero…” En el año de 1959, se realizó el Primer Gran Circuito Internacional de Verano de Pruebas de Obediencia, organizado por el entonces Círculo de Obediencia Canina, principiando en la ciudad de México el 12 de julio en el Auditorio Nacional; la segunda fecha fue el día 15 del mismo mes en San Miguel de Allende, Guanajuato y terminó con el tercer evento, en León, Guanajuato.


Los 60's y la Afiliación a la F.C.I.


En 1964 la Asociación Canófila Mexicana, A.C., gracias a la intervención del ingeniero Manuel Ibarra Mora, consiguió su afiliación a la Federation Cynologique Internationale (FCI) con sede en Bélgica. Desde entonces México se convirtió en sede y organizador de exposiciones donde se disputa el Campeonato Internacional que otorga la FCI. Desde entonces y hasta la fecha, se celebra el tradicional Circuito Internacional de Invierno en México, que es mundialmente conocido. Se lleva a cabo el primer fin de semana de diciembre de cada año, contando con competidores de diversos países. De 1973 a 1975, durante la presidencia de la Señora Thelma Von Thaden (q.e.p.d.), se fomentó la formación de Clubes Especializados de raza o de grupo, llevándose a cabo el mayor número de exposiciones nunca antes vistas hasta ese momento.


Las exposiciones mundiales caninas en México


En 1977, la señora Thelma von Thaden fue nombrada presidenta de la Federation Cynologique Internationale con sede en Bélgica, siendo en 1978 nombrado México para llevar a cabo el XI Circuito Internacional y la Primera Exposición Mundial Canina en el mes de mayo, los días 20, 21, 27 y 28. Con esta Exposición Mundial que fue todo un éxito, México alcanzaba un lugar preponderante en los eventos caninos, presentándose 1,000 perros cada día de diferentes partes del mundo, haciendo un total de 4 mil perros en todo el Circuito. El evento fue televisado y todo México estuvo interesado en los resultados. El máximo ganador del mundo fue un perro de la raza Puli, llamado “Cinko Duda Cbebi” nacido en México, propiedad del doctor Roberto Hernández. El juez fue el ingeniero Robin F. Hernández (q.e.p.d.). La exposición se realizó en los jardines del Campo Marte, situado en Paseo de la Reforma. La inauguración fue hecha por la señorita Alicia López Portillo, hermana del entonces Presidente de la República. Miles de palomas volaron durante el acto, haciéndolo sumamente emotivo para los espectadores y visitantes de todos los países. En 1984 se realiza la Segunda Exposición Mundial Canina, en el Campo Deportivo de los Trabajadores SSA en la Calzada de Tlalpan, los días 19, 20, 26 y 27 de mayo. El Campeón Mundial fue un ejemplar de la raza Borzoi “Camp. Mex. Int. Kishniga's Diachilev”. Los propietarios fueron los señores Carlos y Mirna Cantú (mexicanos) y el manejador fue el señor Gil Silva. La juez fue la señora Steffi Kirschbichler de Australia. La ceremonia de inauguración contó con el desfile de todos los clubes filiales de nuestra organización. En 1999 se lleva a cabo la Tercera Gran Exposición Mundial Canina en el World Trade Center de la Ciudad de México. Como antesala del evento, tuvo lugar la Asamblea Mundial F.C.I. y el Congreso Mundial de Medicina Veterinaria. La exposición se llevó a cabo del 3 al 6 de junio y el Campeón Mundial fue el ejemplar de la raza Pastor Belga Tervueren, Am. Ch. Tacara's Santer Savar. El emotivo juzgamiento lo llevó a cabo la señora Thelma von Thaden y fue televisado a todo el mundo a través de la cadena norteamericana USA Network. La ceremonia de inauguración tuvo lugar el día 2 de junio con un espectáculo inolvidable que combinó luz, sonido, danzas prehispánicas, pirámides aztecas, cabezas mayas, espectaculares videos y el conmemorativo desfile de banderas que estuvo a cargo de los cadetes de la Policía Federal Preventiva, sin duda emociones entremezcladas que quedaron grabadas en la historia y el corazón de todos los asistentes.


La Federación Canófila Mexicana en el 2007

Después de 67 años, nuestra organización cuenta con un gran parque de exposiciones propio que adquirió en el año de 1985. Se cuenta con un avanzado sistema de registro computarizado que engloba los departamentos de registros, tatuajes, microchip y atención al público. El Centro Cultural FCM cuenta con una biblioteca, videoteca, área de consulta, sala de juntas y el amplio Auditorio “Thelma von Thaden” con capacidad para 300 personas. Se llevan a cabo 360 eventos de selección canina a través de los 150 clubes filiales con los que cuenta en todo el país. Realiza además, exposiciones de gatos y eventos deportivos de Obediencia, Agilidad, Ring Francés, Entrenamiento Canino y Perros de Protección, entre otros. Desde 1986, se organiza anualmente en la ciudad de México el evento canino más importante de América Latina en su tipo: Expo Can, visitado por 15,000 personas diariamente y cuya finalidad primordial fue dar a conocer al público asistente las diferentes funciones que los perros realizan al servicio del hombre. Nuestra organización cuenta con el órgano oficial de comunicación “Perros Pura Sangre”, con periodicidad mensual y con un tiraje de 55,000 ejemplares que se distribuyen a nivel nacional e internacional, convirtiéndose en la revista más importante de habla hispana. Se cuenta también con la publicación mensual “El Pastor Alemán en México”, con un tiraje de 10,000 ejemplares mensuales. Con mucho orgullo y por cuarta ocasión, fuimos nuevamente anfitriones del mundo en la Exposición Mundial Canina México 2007, que se realizó de manera simultánea con el Congreso Mundial FCI de Medicina Veterinaria y el Sieger Mundial FCI, SV, WUSV, FCM, CCMPA de la raza Pastor Alemán, además de la Asamblea Mundial FCI en Acapulco, Guerrero. Estamos seguros que estos eventos son recordados, en su conjunto, como uno de los mejores eventos caninos del milenio.