GESTACIÓN Y PARTO

MVZ AUVRIGNY GARCÍA VALADEZ

En la actualidad las dificultades que se han presentado en la crianza de perros tales como: selección de los progenitores, identificar el momento adecuado de la monta, problemas conductuales como dominancia de la hembra sobre el macho y la inquietud de cruzar ejemplares de diferentes países, han traído como consecuencia el desarrollo de nuevas biotecnologías como la inseminación artificial (IA) ya sea con semen fresco, refrigerado y congelado, con la finalidad de mejorar la calidad genética y física de nuestros ejemplares.

Una vez que hemos hecho un seguimiento reproductivo con la ayuda del médico Veterinario y se ha cruzado o inseminado nuestra perra con éxito, es decir, está gestante, el siguiente paso es cuidar esta etapa para conseguir el nacimiento exitoso de la camada.

Los perros se consideran vivíparos, es decir la fecundación, formación, crecimiento y maduración de los fetos se lleva a cabo dentro del útero de la madre, a este proceso se le conoce como GESTACIÓN. Es importante cuidar a nuestra perra desde el momento en que hemos decidido reproducirla, estos cuidados inician en el proestro, que es la etapa reproductiva que antecede al celo (estro), ya que nuestro objetivo es siempre obtener una camada sana, debemos desparasitarla y vacunarla para elevar las defensas (anticuerpos), las cuales posteriormente por vía oral mediante el calostro serán trasmitidas a los cachorros, la dieta debe consistir en un alimento de excelente calidad ya que si no su taza de ovulación será baja, disminuyendo así las posibilidades de éxito.

CUIDADOS DURANTE LA GESTACIÓN

Una vez en gestación cuando se encuentra en el primer tercio, la dieta debe consistir sobre todo en un alimento de buena calidad preferentemente una marca comercial súper Premium de MANTENIMIENTO, estas perras deben recibir cantidades normales de alimento durante este tiempo, ya que la demanda energética por parte de los fetos aún no aumenta, posteriormente se deben dar cantidades crecientes en un 20-25% hacia la 5ª y 6ª semanas de gestación hasta llegar a 50% en la última semana antes del parto.

El último tercio de gestación y la lactancia son las etapas que tienen una mayor demanda energética, por tal motivo es imprescindible proporcionar una dieta rica en proteínas, minerales y energía; esto se alcanza dando un alimento comercial para hembras gestantes o para cachorro. Resulta muy útil aumentar el número de comidas ofrecidas a una perra, sin embargo, no sería raro que aquellas con camadas grandes disminuyan su capacidad para alimentarse debido a la compresión gástrica ejercida por los fetos, en esos casos se pueden ofrecer pequeñas raciones durante todo el día, con la finalidad de cubrir esas necesidades alimenticias. No debemos sobrealimentarla, ya que esto traerá consecuencias graves al momento del parto, como distocias, por un crecimiento excesivo de los fetos, mantenerla siempre en un lugar limpio y evitar el estrés, porque durante el primer tercio de gestación se pueden presentar reabsorciones fetales. Durante esta etapa se recomienda evitar el uso de medicamentos, ya que algunos de ellos traen consecuencias graves para la salud de la camada, como es el caso de algunas vacunas (rabia y parvovirus) que si se aplican durante el primer tercio de gestación producen encefalitis en los neonatos.

BIOLOGÍA DE LA GESTACIÓN

Este proceso es quizá el más importante y complejo de la naturaleza, dado que comprende el desarrollo de un ser vivo con características únicas. Todas las especies dependen de la interacción de varias hormonas para mantener la gestación. En primera instancia, los estrógenos proveen las condiciones adecuadas para transportar los espermatozoides dentro de útero al sitio de la fecundación, la hormona que se le reconoce como la más importante es la progesterona , sus principales funciones dentro de esta etapa son: supresión de la actividad contráctil del músculo uterino (endometrio), estimulación de la actividad secretora del endometrio, y en general mantener un medio viable dentro del útero para el desarrollo del feto hasta el momento del parto. También en interacción con los estrógenos promueve el crecimiento de la glándula mamaria

Además la progesterona disminuye las defensas (inmunosuprime) de la madre para evitar el rechazo de los fetos mientras dure la gestación. Los niveles que tenga la perra de esta hormona son importantes, para mantener la gestación son necesarios 2 nanogramos por milímetro, sin embargo, hay perras que llegan a tener concentraciones de 70 o más favoreciendo al desarrollo de un útero gestacional, el cual secretará proteínas que sirven como factores de crecimiento y transporte de nutrientes para los fetos.

¿CÓMO SABER SI MI PERRA ESTÁ GESTANTE?

Existen varios métodos para hacer el diagnóstico de gestación, esto dependerá del tiempo estimado que tenga nuestra perra. La duración de la gestación es de nueve semanas con una variación de 53 a 65 días con un promedio de 63 días, esta cuenta se saca contando a partir del día de la última monta o inseminación artificial hasta el día del parto. Se recomienda hacer un primer diagnóstico a los 35 días post-última inseminación, se hace por ultrasonido verificando el estado de salud del útero y si está gestante o no, además nos sirve para verificar la edad a la gestación. Para esto último se usan las siguientes fórmulas: cuando sólo es posible observar un saco gestacional la formula a usar es: diámetro del saco gestacional por 6 más 20, si ya se ve el feto osificado entonces tomamos el diámetro del cráneo y se multiplica por 15 y sumamos 20.

Después de este primer estudio es necesario hacer otro, pero este es mediante una placa de rayos X, esta radiografía se puede hacer desde el día 42 de gestación, en virtud de que en ese momento se lleva a cabo la osificación de los fetos, sin embargo, lo recomendable es hacerlo a los 55- 60 días de gestación. Una vez confirmada la gestación se verifica el número de fetos, tamaño y viabilidad de cada uno, además podemos realizar el estudio denominado "encéfalo-pelvimetría"; es decir, medimos el diámetro craneal y pélvico y se comparan, lo adecuado es que el diámetro craneal del feto sea menor al pélvico de la madre, de otra manera habrá que programar una cesárea, ya que tendríamos problemas al parto.

BIOLOGÍA DEL PARTO

El parto es la secuencia de procesos fisiológicos que producen la expulsión del útero a los fetos y sus anexos, después de haber terminado la gestación. A medida de que se aproxima el parto empieza a haber salida de leche por las glándulas mamarias, la vulva (vagina) se hincha y empieza a salir un liquido viscoso, se dificulta la respiración, por lo tanto se agita más, aumenta su consumo de agua, aproximadamente 12 horas antes del parto deja de comer y busca un lugar caliente, seco, oscuro, tranquilo y limpio dentro de la casa donde pueda anidar. Al igual que en otras especies, en la perra el parto se divide en tres etapas que son:

PRIMERA ETAPA RELAJACIÓN Y DILATACIÓN

Se inicia con el principio de las contracciones uterinas y culmina cuando el cuello uterino está totalmente dilatado, se produce la relajación y dilatación progresiva del cérvix, es la fase de preparación del parto y en promedio tiene una duración de 6 a 20 horas. Durante este periodo la perra se puede ver inquieta, nerviosa, jadeante, vomitar, masticar, rascar el piso y anidar.

SEGUNDA Y TERCERA ETAPA, EXPULSIÓN DEL FETO Y MEMBRANAS

Se consideran juntos estos dos pasos porque están íntimamente ligados a la hora del parto, la segunda etapa comprende el nacimiento del cachorro y la tercera es la expulsión de las membranas fetales y sus anexos.

La segunda etapa principia con la dilatación completa del cuello uterino y culmina con la expulsión completa del feto, en este momento las contracciones uterinas son visibles, la perra se pone en cuclillas o se hecha de lado, la duración de esta etapa cambia de una perra a otra, pero puede durar desde unas cuantas horas hasta 24 a 36. Con la expulsión de cada cachorro se rompe la membrana fetal o en su caso la perra la muerde para exponer al cachorro y 5 ó 15 minutos después debe ser expulsada la placenta (este evento corresponde a la tercera etapa). El tiempo estimado que debe pasar entre el nacimiento de un cachorro y otro en un parto normal es variable, pero podemos decir que es de 10-30 minutos, sin embargo, si notamos un esfuerzo activo durante más de una hora sin la expulsión de un cachorro debe consultarse al medico veterinario ya que esto nos hablaría de un problema al parto, quizá por una mala posición del cachorro dentro del canal pélvico, no es raro que una perra tenga 2 ó 3 cachorros y después repose durante un periodo antes de volver a iniciar el proceso del parto, en este caso un retraso mayor a 4 ó 6 horas es preocupante y no se debe dudar en acudir al médico.

¿Qué hago con los cachorros?

No debemos olvidar que el cachorro viene del útero, un medio estéril y adecuado para la supervivencia y que en este momento se enfrentará a un cambio biológico importante y no menos difícil, la vida traerá consigo una serie de eventos peligrosos y que con nuestra ayuda los podrá pasar de una mejor manera. El cachorro nace sin respirar debido a que durante la vida fetal el oxígeno que recibe es por vía trasplacentaria proveniente de la madre, sin embargo, ahora lo tendrá que obtener por él mismo mediante la respiración, es importante mencionar que el pulmón aún se encuentra colapsado, por lo tanto al nacer debemos limpiar las vías respiratorias de los restos de líquidos placentarios, masajear vigorosamente la zona torácica y jalar la lengua para estimular su respiración. Podemos levantar al cachorro por las patas traseras para favorecer la irrigación de sangre a la cabeza; así, por estímulos del CO2 en el centro respiratorio hipotalámico empiece a respirar por sí solo.

Cuando nacen los cachorros normalmente la madre corta el cordón umbilical, pero a veces esto no ocurre y deberemos ser nosotros quienes lo hagamos. Se puede hacer de dos formas. La primera es por tracción opuesta de las dos manos sujetando el cordón umbilical, una vez que el animal ya respire, de forma manual se corta el cordón umbilical a unos 5 centímetros del cuerpo del cachorro y después se liga con un hilo grueso el cordón umbilical cerca del ombligo se recomienda exprimirlo para vaciarlo de sangre. La otra forma consiste en hacer dos ligaduras con un hilo en el cordón umbilical y cortarlo entre ambas con una tijera. La segunda forma siempre será la mejor manera de hacerlo.

Todos los cachorros deben tomar calostro lo más rápido posible dentro de las primeras 8 horas de vida esto con la finalidad de transferir defensas de la madre al feto, las cuales ayudaran a evitar enfermedades hasta el momento de la vacunación de nuestro perrito.

Durante las primeras semanas sólo se alimentarán de leche materna, por lo tanto, cuando son camadas grandes siempre debemos revisar que todos los cachorros mamen, ya que generalmente hay unos que por ser de menor tamaño no alcanzan a mamar la cantidad de leche necesaria, repercutiendo en su salud y dando lugar a cachorros de menor tamaño, enfermizos o incluso culmina con la muerte de nuestro perrito.

En este texto sólo incluí algunos consejos útiles para poder comprender mejor este proceso tan maravilloso y complejo y describí algunos signos que fácilmente podemos identificar en nuestra perra para saber en qué etapa del parto se encuentra y estar preparados para recibir de una mejor manera a nuestros cachorros.

Para cualquier duda o consulta puede comunicarse a los teléfonos de la Federación Canófila Mexicana A.C. 56559330 ext. 240